Páginas vistas en total

viernes, 3 de abril de 2009

Gestación de algunos rasgos del Arte Moderno en el siglo XIX

Hemos revisado algunos artistas del siglo XIX. La intención es señalar algunos antecedentes de la actitud general de las vanguardias artísticas del siglo XX.

Veremos que si destacamos algunos rasgos de la obra de estos artistas, podemos adelantar ya una caracterización de lo que vendrá en la primera mitad del siglo XX, ya en plena modernidad del arte.

No tuvimos tiempo de revisar más y a mi pesar omitimos algunos casos destacados, pero no puedo dejar de mencionarlos por si alguno decide buscar por cuenta propia un complemento de esta parte del curso, no dude en revisar la obra de estos artistas: Eugene Delacroix, Wiliam Turner, H. Daumier y James Ensor.

Veamos los autores que sí revisamos y destaquemos de cada uno algunos de los rasgos de su obra:

Goya

Su obra es quizá la más temprana expresión de rasgos modernos en el arte, en el sentido en que lo estamos caracterizando aquí. Goya está en la frontera que inaugura el siglo XIX y nos muestra por primera vez esta fascinación horrorizada en la autoconciencia de la nueva era.


- Un giro que de manera evidente renuncia al paradigma del arte bello, para buscar otras dimensiones estéticas en la obra de arte: lo grotesco, lo siniestro, lo feo, y con esto una ampliación del sentido del arte mismo.

- Un sentido claramente crítico y reflexivo frente a la sociedad de su época.

- Un señalamiento de la existencia de territorios de lo humano que no están regidos por la racionalidad. Y con esto, una ampliación de la expresión artística hacia terrenos de la subjetividad irracional.

- Una exploración en cuestionamientos que podríamos calificar de histórico-ontológicos, es decir, de la explicación de lo que el hombre es frente al mundo en el que existe.




Courbet



- Interés explícito por la circunstancia social de su tiempo.

- Un cambio de paradigma que sustituye la búsqueda de la belleza por la búsqueda de la verdad.

- Compromiso social del artista.

- Asunción de una posición marginal del arte y el artista. Nacimiento del artista de convicciones.


Manet, Monet y los impresionistas.

- En busca de una tarea "verdadera" del arte, una especialización en problemas propios del arte.

- Una confrontación directa con la crítica y con las ideas académicas.

- El llevar a sus últimas consecuencias un principio que se cree verdadero, aún a costa de la opinión general.

- A partir de un arte "retiniano" preocupado por la pura visualidad, la inclusión como tema del arte del mundo de la vida cotidiana, banal, no pintoresca.


Gaugin

- Renuncia a la mímesis a través del color.

- Declaración implícita de la autonomía de la obra frente al mundo. La obra de arte tiene una legalidad interna que busca una armonía basada en principios propiamente pictóricos.

- Un cuestionamiento de la civilización europea y de su tradición (recordemos su exilio en Tahití y en otras islas que en ese tiempo resultaban ajenas al modo de vida europeo).

- Una creencia en la posibilidad de salvación a través del retorno a los orígenes, a lo primitivo.


Van Gogh

- Renuncia a la mímesis a través de una interiorización de la obra de arte.

- El tema ya no es la naturaleza, sino la naturaleza a través del artista.

- Una expresión apoyada en la expresividad de la técnica, una exacerbación de la técnica en servicio de la expresión.

- Exacerbación del gesto artístico.

- Entrega apasionada a un ideal artístico.


Cézanne


- Ruptura con la mímesis a través del redescubrimiento de la construcción como principio fundamental del arte.

- Reducción de las formas de la naturaleza a un orden humano racional a través de la geometría.

- Cambio de paradigma en la función de la pintura de la representación a la construcción de superficies.

- En el color, construcción cromática de armonías controladas. En la figura, construcción geométrica a través de una reducción "a la esfera, al cubo y al cono" (aunque esto hay que entenderlo como una metáfora que intenta decirnos: el cuadro es un "esquema de la realidad" y hay que pintarlo de ese modo, pero si esto parece difícil de comprender y quieren verificar la racionalidad constructiva de sus pinturas, sólo miren un acercamiento de las pinceladas en el follaje de sus paisajes y en seguida verán una obra del cubismo temprano y quedará claro a lo que esto se refiere).