Páginas vistas en total

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Acerca de las artes plásticas

Para los alcances de nuestro curso, consideraremos Artes Plásticas a aquellas que se crean mediante la transformación de la materia con el fin de tomar alguna forma que pueda captar nuestra atención con intenciones artísticas. Estas formas pueden desarrollarse en el espacio bidimensional o en el tridimensional. De este modo, la forma se carga de sentido, de significado.

Las disciplinas plásticas que se desenvuelven en el espacio bidimensional (es decir, en el plano) son:

El dibujo. Podemos decir que es el tipo de trabajo en el que predominan elementos gráficos, principalmente la línea o la mancha. No cualquier marca en una superficie es un dibujo, es necesario que esta marca, trazo, mancha o línea, sea suficiente para generar un sentido, una significación sobre el plano.

Este es un dibujo sencillo pero eficaz de Gustave Courbet, un artista francés del siglo XIX.

El grabado. Es un dibujo realizado mediante incisiones sobre una lámina que puede ser de distintos materiales, según la técnica específica de que se trate (madera, metales, linóleo). Esta lámina se entinta y con ella se realizan impresiones, generalmente sobre papel. Su cualidad más interesante es la posibilidad de hacer copias múltiples de gran calidad a partir del dibujo original.

Este ejemplo titulado Plebe, de Ramón Alva de la Canal fue empleado para ilustrar un poema de Germán List Arzubide

La pintura. Al igual que el dibujo, se desarrolla en el espacio bidimensional. Hablamos de pintura cuando el criterio que domina es la construcción a partir del color. Pero está claro que hay una frontera difusa entre el dibujo y la pintura. Hay pinturas que son casi dibujos y viceversa. Si el trabajo tiene calidad, no debería quitarnos el sueño clasificarlo como uno o como otro. Para los fines de este curso, podemos proponer una definición provisional de la pintura como el arte de la composición en el plano a partir de la interacción de la forma y el color.


Esta magnífica Medusa fue pintada por Caravaggio a finales del siglo XVI y el círculo de colores, titulado Contraste Simultáneo, sol y luna, tan distinto, lo pintó un artista llamado Robert Delaunay, trescientos años (y un poco más) después de Caravaggio. En su notoria diferencia, las dos comparten el mismo medio y proponen una composición que se resuelve en la forma y el color.


Están también las disciplinas que se desarrollan en el espacio tridimensional y son:

La escultura. Es el arte de crear formas en el espacio, que pueden representar personas u objetos de la vida real o bien pueden consistir en formas abstractas, pero siempre conjugando el espacio vacío con el espacio lleno, lo sólido y lo hueco, lo opaco y lo transparente, es decir, expresándose a partir del volumen.

Estas manos son creación de un artista norteamericano llamado James Croak


La arquitectura. Es el arte de distribuir los espacios, a semejanza de la escultura, pero con un añadido que es la habitabilidad. En ella se conjuga la utilidad y la belleza de las formas. La arquitectura crea espacios habitables. Esto implica la interacción de al menos tres elementos: el cuidado en sus características de soporte (que se mantenga en pie), su función (que sea realmente útil en los fines para los que fue creada) y, como ya he comentado, que sea agradable e interesante estéticamente.


En esta impresionante estructura arquitectónica de Santiago Calatrava, el auditorio de Tenerife, se conjugan de manera muy audaz los tres elementos mencionados.



Esto en cuanto a las disciplinas tradicionales. Sin embargo, hay una amplia gama de recursos que, derivados de la práctica artística plástica, se han venido empleando en la creación de obras artísticas más recientes. En ellas se han empleado otros medios que no necesariamente podemos contar como plásticos (pues no siempre implican la transformación de un material por la mano humana) pero que también vamos a revisar en el curso por su importante presencia en la cultura visual contemporánea. Algunos de ellos han forjado su propia tradición, pues aunque ya tienen más de un siglo de existencia, son mucho más modernos que los ya mencionados. Me refiero a la fotografía y, por supuesto al cine, que aunque no están en nuestro programa (y de hecho deberían estar, pero el tiempo...), debemos tener presente que son medios sumamente importantes en la cultura visual de nuestro momento histórico.


Fotografía. Es el arte de fijar una imagen a través de algún mecanismo tecnológico que permita registrar las distintas manifestaciones de la luz. En el presente podemos hablar de la distinción entre fotografía análoga y fotografía digital de acuerdo con dos modos distintos de registrar la información luminosa. Debemos recordar que no todas las fotografías tienen una intención artística, pero esta distinción puede ser válida también para cualquier sistema de representación gráfica.


De Cartier-Bresson, uno de mis fotógrafos favoritos, esta bella imagen que abre amplias posibilidades de interpretación.

Cine. El cine es un tipo de arte muy sofisticado, pero también muy popular. En él, son muy importantes los aspectos visuales, aunque casi siempre están en relación con muchos otros aspectos, como la narratividad (y en este sentido tiene mucho de literario) o la música y el sonido. Es un arte que combina muchos recursos por lo que casi siempre es una creación de un numeroso equipo de trabajo que incluye a especialistas en distintas áreas.

Esta escena pertenece a la famosa y genial película del director alemán F. W. Murnau, Nosferatu, de 1922.


Medios alternativos. Finalmente, debemos agregar a los llamados medios alternativos, que no significan otra cosa que todos aquellos recursos que se han imaginado los artistas y que son distintos a los medios tradicionales como la pintura, la escultura, el grabado o el dibujo. Entre ellos podemos mencionar el arte del cuerpo, la instalación, el videoarte, todas las modalidades del arte objeto, los textiles, el uso de tecnologías diversas y un largo, larguísimo etcétera. Ya se verá por qué se ha venido usando más la expresión "artes visuales" en lugar de "artes plásticas", quizá sólo porque así nos aseguramos de no excluir algunas de estas prácticas.


Mesa de ping pong, de Gabriel Orozco


La isla envuelta, de Christo


Y para terminar, una imagen tomada de un video de Bill Viola, un artista que me gusta particularmente por la simbología, la potencia y la belleza de sus imágenes.