Páginas vistas en total

martes, 31 de mayo de 2011

Se acerca el fin de cursos

Se acerca el fin de cursos y yo estoy tomando un diplomado de actualización y formación docente. Sí, claro, he aprendido algunas cosas que no me vienen mal y que me han hecho reflexionar sobre mi propia práctica, pero también he invertido tanto tiempo en ello que no he subido nada y el blog está un poco abandonado. He estado viendo varios blogs educativos que están muy buenos y me han dado ideas. La primera es la de cambiar el nombre del blog por uno menos protagónico, porque eso de llamarle al blog con mi propio nombre creo que es un poquitín egocentrista. Más importante que eso es que preferiría que el blog reflejara más las opiniones de mis estudiantes, que esto fuera más interactivo. El intento de hacer un blog adjunto, "obra en construcción" y que fuera administrado por los estudiantes, no ha salido muy bien, creo que necesito estructurarlo un poco más. En fin, que necesito darme una pausa para arreglar todo. Pero no por eso dejaremos de mostrar al menos algo de lo que hemos venido haciendo a pesar de mi cansancio y gracias al esfuerzo de los alumnos. Toda esta perorata para justificar esta entrada tan tardía, con algunas fotos de trabajos de los alumnos. Son maquetas arquitectónicas. La instrucción era sencilla, tomando como base la recomendación de Vitrubio, acerca de guardar un equilibrio (ahí la aparente restricción, pero también el escenario para la personalidad y la libertad creativa) entre la búsqueda de belleza, de utilidad y de firmeza. Los resultados son muy variados. Mostré, como ejemplos, muchos edificios construidos a lo largo del siglo XX por arquitectos muy reconocidos, desde Gaudí hasta Foster, desde Le Corbusier hasta Calatrava, desde O'Gorman hasta Barragán. Dos observaciones sobre esto. Primero, que me llama la atención el peso de una tendencia a resolver los proyectos con más apego al uso arquitectónico de la zona donde vivimos que a los ejemplos vistos. Aun cuando no es precisamente lo que esperaba, ha dado buen tema para el análisis. Segundo, que casi todos los trabajos tienen cualidades contrastables con los demás, digamos que tienen aspectos muy diversos para ponerse en consideración, desde la factura del trabajo hasta, en algunos casos, la audacia en la propuesta estética. Algunos son más como una escenografía, un tanto caricaturizada y otros son más arquitectónicos y con un apego más preciso a proporciones reales. Ninguno de los dos casos me parece mal, en tanto que han sido un detonador de la sana discusión.